El Barça ha sufrido un hackeo en sus redes sociales. Un grupo llamado Ourmine ha usurpado en control de las cuentas oficiales del FC Barcelona. Sin duda alguna este suceso demuestra la nula seriedad e ineptitud de la directiva actual del club. Otra vez más los Bartomeu y compañía convierten al club en la burla del fútbol europeo, por no decir del mundo. 

Si no pueden proteger con total seguridad una simple contraseña, ¿cómo podrán proteger a los jugadores, aficionados y club de los ataques que sufre de la caverna y de otros sectores? 

El Barça está desprotegido, vulnerable, débil y eso lo saben. Y por si alguien no le quedaba claro, este hackeo ha puesto al club con el trasero al aire ante su afición y ante el mundo. 

Bartomeu debe dimitir ya. Este suceso ha sido la gota que ha colmado el vaso. Bartomeu y su junta han hecho de un club exitoso el hazmerreír de todo un continente. No solo le han perdido el respeto al Barça dirigentes de otros equipos (Uli Hoennes), también lo han hecho un par de adolescentes sentados tras unas computadoras.

Dios salve al Barça de esta banda (de los hackers no, de la directiva). @hotta424

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *