Señoras y señores,se nos vá.

Cuelga el hacha de guerra uno de los futbolistas más violentos que hayan podido pasar por la liga española. Se va de nuestro futbol-y gracias a Dios- el señor Álvaro Arbeloa.

Merece la pena destacar que a diferencia de Iker Casillas-que para ciertos madridistas aborregados fue la peor lacra que pasó por el club blanco- el espartano si disfrutará de una despedida a la altura de una “leyenda” del madridismo, honor que seguramente alcanzó en el campo de batalla repartiendo a diestro y siniestro contra sus adversarios.

A más de un delantero extremo de algún equipo de primera debió de dolerle la noticia, ya que seguramente no podría seguir disfrutando de las facilidades que le proporcionaba tan “firme” defensor. Justo por ser tan firme era CONO-cido el Espartano.

Lejos quedarán aquellos viejos días de gloria en los que iba por el corral de la pacheca atentando contra la integridad de los demás jugadores, o metiendo cizaña para crear un ambiente hostil entre jugadores de la selección. Cualidades que le dieron la llave al corazón de su más querido entrenador, el portugués José Mourinho, personaje con el cual Alvarito alcanzó el Walhalla futbolístico a base de hachazos al más puro estilo nórdico.

Ahora solo nos queda poder disfrutar de la grandeza de Arbeloa en algún plató de televisión, y puedo atreverme a dar la exclusiva de que será en el “chirincirco de jugones”, por la semejanza que reflejan las ideas del ex jugador-porque hace tiempo que dejó de jugar al futbol, por hacer otra cosa no calificada como futbol- con ciertos colaboradores del programa.

Esperemos al menos que en su nueva etapa como ex jugador tenga más movilidad que en la etapa de jugador. @hotta424

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *