El presidente del FC Barcelona está resultando ser el principal exponente de la debacle blaugrana

El Barça está padeciendo una grave infección vírica que está lastrando las capacidades del club ante males mayores, tales como el Madrid. Si atendemos a la definición de infección vírica o viral vemos que pone, “Una enfermedad viral (o infección viral) ocurre cuándo un organismo es invadido por virus patógenos (Bartomeu) y/o partículas virales contagiosas (La junta directiva) que pueden adherirse a la superficie y/o penetrar las células susceptibles (Messi, Piqué, Iniesta, etc).” 

Vista la definición avanzamos a aclarar cuáles son los daños que causa dicha infección en el seno de la entidad receptora (el barça). La Bartomeutitis aguda invadió el club el 19 de julio de 2015, pero años atrás el club ya venía sufriendo síntomas de una deficiencia en cuanto a sus capacidades motoras, producto de la también invasión de un patógeno anterior a la Bartomeutitis, cuyo maravilloso nombre compuesto es Sandrilius Rosseillis.

La enfermedad empezó a deteriorar el buen funcionamiento del ente blaugrana justo cuando mejor se sentía el club, en el año del último triplete. No contento con la salud deportiva de la entidad receptora, la Bartomeutitis comenzó eliminando de forma sistemática a los pilares del organismo (Puyol, Xavi, etc). Prosiguió atrayendo al seno de la plantilla parásitos (André Gomes, Arda, etc) cuya única función era debilitar aún más los esfuerzos de las células madre (Messi, Piqué, etc) por mantener sano y salvo al cuerpo entero.

Ahora de nuevo el virus está atacando con dureza. Es probable que se esté preparando para una estocada final y así destruir de forma definitiva la vida de la entidad a la que de forma engañosa logró penetrar. Pero todavía queda un atisbo de luz y esperanza. Hay determinados anticuerpos (Agustí Benedito, Toni Freixa, Joan Laporta) que están gestando un golpe letal para acabar de una vez por todas con tan perecedera afección.

Mientras tanto se sigue agradeciendo la lucha constante y el esfuerzo que desde dentro realizan Messi y compañia para sobreponerse cada día a esos sujetos o agentes infecciosos que pretenden hundir en la miseria a tan glorioso escudo. Gracias a su lucha Guanyarem y florecerá de nuevo el club como lo hace la flora en primavera. @hotta424

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *