A lo largo de los últimos años, el Barça, sus jugadores y todo lo que rodea su entorno se las han visto con la justicia en innumerables ocasiones. Si bien los citados anteriormente han tenido algo de responsabilidad en muchos de esos casos en los que se les ha acusado, sorprende lo poco indulgente que es la justicia española a la hora de tratar asuntos vinculados a Can Barça y lo permisivos que son con algunos otros clubes, el Madrid por ejemplo. Además los máximos dirigentes de dichas instituciones no se cortan ni un pelo a la hora de valorar algún tema concerniente al club catalán, en vez de mantener una posición neutral como realmente les correponde. Existe como una “orden de fuego” contra el Barça

He de empezar diciendo que el nombre de FC Barcelona siempre ha estado vinculado al sentimiento independentista de una nación que busca ser libre y que exige ser reconocida como tal. Ese sentimiento siempre estuvo enfrentado al ideario franquista, durante y “post-mortem” del dictador.

Si miramos a la actualidad, nos damos cuenta de que el poder de las instituciones está en manos de gente que tuvo participación o que tuvo familiares con participación activa en el “modelo de gobierno” de Generalísimo.

Otros altos cargos de la política, deporte y justicia española, tuvieron participación en organizaciones que defendían el ideario franquista. Es el caso de Javier Tebas, el presidente de la liga de fútbol profesional. Un orgulloso madridista, que además fue un personaje activo de la organización Fuerza Nueva, un partido político de extrema derecha.

Recientemente el dirigente madridista lanzó críticas hacia los jugadores del Barça, de forma desmedida y completamente fuera de lugar. Se dirigió a los jugadores culés tachandoles de teatreros y de fingir con respecto al impacto de una botella. El señor Tebas ha afirmado que le daría vergüenza actuar como lo hicieron los azulgranas. La cuestión es saber si a Tebas también le avergonzó que Cristiano se limpiara el escudo humillando a la afición del Córdoba, o la agresión de Mourinho a Tito, entre otras. Todas, actitudes poco modélicas y no ejemplarizantes. Actitudes totalmente reprobables. Pero el señor Tebas guardó silencio por aquél entonces.

El comité de competición entra en escena

Hablando de gente que lanza juicios de valor sin la pertinente ética ni moral necesaria para criticar a unos jugadores ejemplares, son los integrantes del comité de competición de la RFEF. El señor Francisco Rubio Sánchez, el señor Pablo Mayor Menéndez, y por último Lucas Osorio Iturmendi. Todos reconocidos madridistas y vinculados al PP. De hecho, el señor Pablo Mayor fue socio del Madrid.

Es curioso que siempre que el Barça tenga algún asunto legal o deportivo que atender, todo tenga que pasar por algún madridista o por algún individuo que en un pasado no muy lejano ostentó un cargo en la dirección del Real Madrid. ¿ Acaso no existe gente cualificada “no madridista” que pueda ostentar dichos cargos?

El Barça sufre una persecución mediática

Da la sensación de que en España se pone bajo tela de juicio todo lo relacionado al club blaugrana. Los “affaires” relacionados al Fc Barcelona se difunden rápidamente por toda la red de comunicación instaurada por la caverna. La prensa tiende a dinamitar cualquier noticia de Can Barça, resaltando aspectos secundarios, negativos e intrascendentes,  adquiriendo de esa forma un carácter sensacionalista y amarillista. En cambio, los asuntos de otros clubes vinculados a la casta política que gobierna España, son rápidamente silenciados.

La persecución mediática que sufre el Barça es una de las más sangrientas que se han realizado. Ni en los tiempos de Franco dicha persecución fue tan institucionalizada como ahora.

El Barça tendrá que sobreponerse a estas adversidades si quiere darle alegrías a su afición. Se puede luchar contra 19 clubes, pero nunca contra una nación entera dispuesta a amargarte la vida. @hotta424

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *