El fútbol es así de simple señores. Muchos de los aficionados españoles congregados en el Stade de Toulouse, frecuentemente suelen hacer uso de su libertad de expresión, y suelen silbar al defensor del Fc Barcelona y de la selección española, Gerrard Piqué A.K.A Piquenbauer.

Muchos suelen tacharlo de antiespañol, independentista (de forma despectiva) y de no sentir amor por los colores de la selección. Muchos suelen atribuirle el mal ambiente dentro del seleccionado que dirige Don Vicente del Bosque, y es por eso que ahora, esa multitud de gente que suele cometer los actos antes citados en contra del defensor central de “La Roja”, tendrán que esconderse o volver a la cueva, de donde generalmente salen para tan solo proferir insultos, o cometer actos poco acordes con la razón humana, y más asemejados a la naturaleza animal que reina en ellos.

El salvador de la tarde fue el último que la prensa y aficionados aborregados deseaban que fuera, Gerrard Piqué. Hombre que ha luchado contra viento y marea por permanecer en la selección de la que actualmente es su país, aún cuando parte de sus compatriotas organizaban campañas mediáticas para accelerar su salida forzada del conjunto nacional.

Es de admirar el esfuerzo que hace por mantenerse en una selección en la que a los que pertenecen al entorno madridista se les permite todo tipo de cosas, como esfumarze de una convocatoria o decir que lo importante es la champions y no un mundial ganado con tu país. Pero que los que no pertenecen a ese entorno se les critica por expresar un sentimiento fuera de lo estrictamente deportivo.

El gol en el primer partido de la Eurocopa debió de caer como un balde de agua fría a más de uno, que seguramente esté sacando turno para volver a meterse de forma sigilosa a la caverna. Sera divertido ver como abren el apartado de noticias deportivas las principales cadenas informativas de España, o lo que es lo mismo, las cadenas de información madridista, tras el mazazo que les ha propinado el gran Piquenbauer.@hotta424

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *