La historia de la humanidad siempre estuvo ligada a situaciones injustas y hasta en cierto modo desoladoras. La injusticia, y sobre todo la corrupción han sido unos de los muchos pilares por los cuales se ha guiado la sociedad actual y las anteriores. Han estado y siguen estando tan presentes en nuestra sociedad, que se han adueñado de nuestro deporte, de nuestro futbol, de nuestra via de escape. Porque eso era el futbol para todos los amantes de este gran deporte, una forma de conectarse entre aficionados, y no aficionados, de sentir pasión y sentido de pertenencia por algo que era incluso mas grande que nuestra propia existencia. Un deporte en el que lo importante no era ganar sino el simple hecho de jugar y compartir ese momento con otras personas. Pero la corrupción de los organismos vino para corromperlo todo. 
Claro ejemplo de eso, es la impunidad con la que se maneja el equipo blanco de la capital española El Real de Madrid, que ayudado por los organismos internacionales afines a sus propositos, consigue año tras año degradar el nivel ético de cada competición futbolística en la que participa. 
 
Elatrocinio público que se cometió ayer no fue solo en contra del Atlético de Madrid, sino en contra de todo el tbol, que ve como desde los tiempos del mismísimo Francisco Franco –dictador, pero reconvertido a martir por cierta agrupación política, cuyos dirigentes en su mayoria, curiosamente son del madrid– se viene adulterando cualquier competición futbolística en la que se ve involucrado en equipo blanco, claramente, en favor del mismo. 
 
Solo nos queda a los aficionados luchar por algo que desde los despachos –y desde ciertos palcos– nos quieren arrebatar, en favor de ciertos intereses económicos. 
 
No podemos permitir que los partidos, en vez de jugarlos en el terreno de juego, se jueguen en los despachos, como en la actualidad –y en sus 114 años de historia lo hace el Real de Madrid. 
No podemos permitir que siga perdiendo el fútbol, y que ganen los del IBEX 35. @hotta424

[sgmb id=”1″]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *