Mathieu se va. Tristeza en la afición culé

Esta tarde, concretamente a las 14:59 (una hora menos en Canarias y dos horas menos teniendo en cuenta el retraso de S. Ramos) de la tarde del 7 de julio de 2017, la entidad blaugrana, contra todo pronóstico, no podría renovar −por pura incompetencia de Bartomeu y Robert Fernandez− al mejor lateral-central izquierdo que ha tenido el Barça en los últimos años −Abidal fue un Boy Scout frente a él−.

El jugador, en la flor de su juventud −33 años es solo un dato estadístico− no ha podido soportar más el despropósito y el tener que navegar sin rumbo en un barco que va a la deriva. El presidente no ha podido acometer los fichajes que le había prometido y ha propiciado que el jugador, pese a que su continuidad era un expreso deseo de Valverde, decidiera irremediablemente terminar su vínculo con la entidad blaugrana. Los culés estallaban en lágrimas, “A ver donde encontramos a otro Mathieu a estas alturas del año“, gritaban algunos mostrando una profunda decepción con esta directiva incapaz de retener a un diamante en “bruto” como lo era Mathieu.

Llora la afición, llora el cuerpo técnico, llora Messi desde su luna de miel y lloran las tabacaleras españolas. A partir de ahora no podrán contar con uno de sus clientes más acérrimos y fieles. Dentro de poco estará entrenando con otro que es de su estirpe (Coentrao). Tiemblan los delanteros rivales, sonríen las tabacaleras portuguesas, y es que partir de la temporada que viene habrá un aumento exponencial en la producción y el consumo en ese sector.

No se recuerdan tantas muestras de afecto y cariño a un jugador tras anunciar su marcha como las que está recibiendo Jeremy Mathieu en las redes sociales. Por poner un ejemplo citamos el siguiente tuit:

 

Perdon, ese no era el tuit, sino el siguiente:

 

Ups, este tampoco, la tercera es la vencida:

 

En fin, que a Jeremy Mathieu se le quiere.

 

Meme de Julio Iglesias
meme de Julio Iglesias | http://www.comedycentral.es

@hotta424

2 thoughts on “Mathieu se va. La afición culé se desmorona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *