Paz y amor en tu nueva vida, pero nos has decepcionado a muchos

La vida está repleta de personajes cuyo papel iba encaminado a ocupar un espacio casi divino en la historia de la humanidad, pero que por su codicia, avaricia y un corazón más pendiente de lo material y terrenal, no pudieron ser esos personajes trascendentales que estaban destinados a ser. Algunas de esas personas son Elfiates de Tesala, conocido por traicionar a los 300 espartanos en la lucha contra los persas, Brutus, Judas Iscariote y Neymar da Silva Santos Júnior. No quise incluir a Figo, ya sería demasiada mugre junta.

El brasileño, completó su traición a la afición blaugrana hace aproximadamente un año, cuando renovó con el club junto al cuál iba a alcanzar la gloria, pero que a espaldas de dicha institución repleta de gente inepta, estaba maquinando una de las mayores traiciones conocidas en el mundo futbolista. El jugador, su padre y un Dani Alves también inmerso en la gestación de esta perfidia, jugaron con los sentimientos de un club que les había dado todo. Prefirieron dejar de lado la gloria y el podio futbolístico para inclinarse ante los millones de Qatar.

La traición vuelve a ser significativa cuando escuchas las declaraciones de Neymar Jr y Neymar Sr y ves que se contradicen. Tampoco ayudan las de Dani Alves, en las que deja en mal lugar al propio Neymar, haciéndole quedar como la cabeza pensante de todo este entramado creado con el firme objetivo de clavarle un puñal en el corazón a toda una afición. Porque eso fue lo que hicieron.

Si con la marcha de Dani Alves ya habían abierto la caja torácica para proceder, la marcha de Neymar fue como agarrar el bisturí e insertarlo directamente en el corazón.

Neymar tardó cuatro años en dejar de sentir amor por el escudo del Barça, perdón, por el dinero del Barça, a saber cuanto tardará en dejar de sentir lo mismo por los millones de Qatar. A este paso es posible que acabe jugando en los Emiratos Arabes si tanto le agradan los billetes verdes y las rocas doradas. @hotta424ç

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *