Terminan las competiciones oficiales de clubes en Europa y comienza la campaña publicitaria, en favor de cierto jugador sobrevalorado, mejor conocido como “Penaldo” –nombre que hace más justicia a su aporte futbolístico dentro de un terreno de juego–. 

El lavado de imagen que desde ciertas televisiones públicas y privadas se le realizará al de madeira son dignas de comparar con el lavado de dinero realizado por Jordan Belfort en los años 90, ladrón de guante blanco que hizo su fortuna mediante el lavado de dinero e inflando acciones sin valor –acciones basura–. 

 En el caso de Penaldo, las acciones basura serían los goles que temporada tras temporada sirven para ganarle a los todopoderos Malmöes,shakhtars y getafes. El lavado sería lo que en los próximos meses –seguramente siguiendo las directrices del visir del chamartin–realizarán los periodistas de la prensa capitalina con el fin de dejar al susodicho al mismísimo nivel de la Madre Teresa de Calcuta, todo eso faltanto 7 meses para la entrega del tán ansiado Balon de Oro. 

Llega el momento de la temporada en la que Penaldo es el ser que se juega la carrera en beneficio del equipo, el ser que se juega el físico para y por sus compañeros, y lo que es más importante, es el que marcó el “PENALTI” decisivo que le dió la victoria al equipo blanco frente al atlético. Es el momento de glorificar el quinto penalti lanzado por Penaldo, porque en la historia del futbol, ninguna pena máxima habia sido tan decisiva como el quinto tiro penal del madrid que vimos en la final de Milan. 

La felación pública que será realizada por los medios comunicación a penaldo sera importante, unicamente equiparable a una escena de American Pie en la que la madre de Steve Stifler hace lo propio con Paul Finch. 

Tan solo sientate, prende el televisor y disfruta del espectáculo que a continuación y durante los proximos siete meses emitirán los canales de televisión afines al Florentinato. @hotta424


 [sgmb id=”1″]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *